• Lucía Solís

La Fórmula para Reinventarte

El nuevo año ha asomado a la puerta con la fantástica noticia de casi 725000 personas más en el paro que el año anterior. ERTEs que se están convirtiendo EREs, empleos que están desapareciendo por una revolución tecnológica que, promovida por la pandemia, está creciendo a pasos agigantados, personas que, a causa del parón mundial, se han empezado a cuestionar su futuro profesional al ver cómo su estado de salud física y emocional mejoraba fuera del entorno laboral al que pertenecía.


A ello le sumamos que , astrológicamente, el pasado 21 de diciembre de 2020 iniciamos una nueva era que se caracteriza por:


  • Reinventar nuestras formas de vivir.

  • Cambio en la forma de relacionarnos con la Tierra y entre nosotros.

  • Cambio en la manera de hacer dinero y cómo adquirir riqueza.

  • Inicio del cambio en valores colectivos.

  • En lo laboral es momento de reinventarse apostando por la coherencia, la creatividad, la diferenciación y el talento.


Reinventarse es al mismo tiempo inevitable como una oportunidad para cambiar esa forma de vivir y de relacionarnos con nosotras mismas y con nuestro entorno. Pero, ¿cómo vamos relacionarnos desde la conciencia con el otro y colaborar si nos levantamos cada día para hacer tareas o acudir a un lugar que no tiene nada que ver con nosotras? Al final del día, ya no sabemos ni quienes somos.


Antes de continuar avanzando, ¿qué es reinventarse profesionalmente?: es la posibilidad de cambiar de carrera profesional o de trabajo, sin importar la edad, sin importar el grado académico, sin importar en qué se tenga experiencia laboral.


Edad, estudios y experiencia previa son un punto de partida que definen las competencias que tienes más entrenadas así como eliminan las excusas para no tomar la decisión de reinventarse pero no hablan de aquello que te hace vibrar.


La Reinvención Profesional está hecha de tu talento y éste está formado por:


  1. Superpoder: aquello que haces de forma tan natural que obvias el valor que tiene porque no hay esfuerzo detrás. ¿Dónde está eso? en tus logros y en tu forma de salir de cada uno de los tropiezos de tu vida personal y profesional. Recuerda que somos la misma persona que abraza a un familiar que la que entra cada día por la puerta de su trabajo.

  2. Hábitos: si aquello en lo que eres buena no es algo que hagas el 80% de tu día, empezarás a perder la forma. O de lo contrario, ¿qué pasaría si Rafa Nadal no entrenara cada día? ¿ganaría tantos torneos? Delega, concentra y/o reduce las tareas que te restan entreno al superpoder y suma y dale valor y horas a aquellas que lo potencian. Aquí entran tareas, relaciones, pensamientos y valoración personal.

  3. Propósito: si no conoces lo que te hace vibrar, ¿cómo vas a saber identificar aquellas situaciones que son para ti? El propósito o misión está a un nivel inconsciente que nos hace fallar o acertar y le vamos llamando destino. Pero cuando eso se hace consciente, ocurre la sincronía: estar en el momento correcto en el lugar adecuado.


Estos tres elementos forman la fórmula del talento:


(Superpoder + Hábitos)* Propósito


Saber qué es aquello que hacemos bien y nos apasiona, tener un estilo de vida que lo respalde suma pero conectar lo anterior a un propósito, multiplica nuestra carrera profesional.


Si además eres capaz de saber explicar la propia trayectoria en función del verdadero valor que aporta, la diferenciación está garantizada.


Y ahora que sabes lo que sabes, ¿vas a darte la oportunidad de apostar por tu carrera profesional o lo que es lo mismo, apostar por ti?


Elígete para te elijan.


249 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo